¿EL ABORTO ES PROGRESO?

Organizaciones de la izquierda cristiana española dieron a conocer -ya en el año 2004- un comunicado  público a través del cual se desmarcaban del actual régimen socialista español y señalaban que  están en contra del aborto “porque somos de izquierda”, afirmando que “es una falacia la equiparación izquierda-aborto”.

El texto señala que “no existe” verdadero enfrentamiento entre el Partido Popular de centro derecha y el actual Partido Socialista en materia de aborto, porque “en los 8 años de gobierno del PP el aborto ha aumentado un 37%, estando próximos a los 80.000 abortos por año”; mientras  que los socialistas “pretenden ocultar con medidas ‘pseudoprogres’ como la del aborto su alianza con la extrema derecha económica”.

“Nosotros somos izquierda, somos socialistas – de una u otra vertiente del socialismo-” y es también, según señalan, “una enorme contradicción: hay vida, y vida humana personal en el óvulo fecundado que anida en la madre. Y se destroza una vida humana – casi siempre con procedimientos de una horrible crueldad para el feto humano que siente- al destruirle. No es parte del cuerpo de la madre: es un ser humano distinto. Y como tal ser humano tiene sus derechos: tanto como los ancianos, como los minusválidos, los subnormales, los incurables, lo ‘antisociales’, todos aquellos a los que la permisión del aborto pone en la lista de los futuros condenados, porque no se les va a considerar personas humanas con derecho a la vida, sino partes molestas de una sociedad que no les desea”.

Según el comunicado de los socialistas cristianos, “no hay en nuestros días una afirmación más reaccionaria –contra todo lo que se diga- que la del derecho de una persona sobre la vida del hijo no nacido. Es el derecho de propiedad más absoluto concebible, más allá del derecho del amo sobre el esclavo. Y es una vergüenza para la izquierda que levante la bandera de ese pretendido derecho”.

“Nosotros rechazamos esa postura vergonzosa, de la que la izquierda, en la medida que han avanzado los conocimientos de la embriología, tiene que liberarse. No sólo somos izquierda y rechazamos el aborto, sino que lo rechazamos precisamente por serlo”.

“El aborto es un odioso acto de violencia realizado contra los no-nacidos y contra las madres. La izquierda debe hacer que el vientre de la madre sea el lugar que la naturaleza ha hecho que sea: el lugar más protegido”, concluye el comunicado.

Anuncios