Jesús nos llama, una y otra vez, a la conversión. Porque nos ama. Este bello poema de Lope de Vega describe la amorosa y paciente espera silenciosa de Jesucristo que, a pesar de nuestras infidelidades, desea una respuesta generosa de cada uno de nosotros. Porque nos ama.

¿Qué tengo yo, que mi amistad procuras?
¿Qué interés se te sigue, Jesús mío,
que a mi puerta, cubierto de rocío,
pasas las noches del invierno oscuras?

¡Oh, cuánto fueron mis entrañas duras,
pues no te abrí! ¡Qué extraño desvarío,
si de mi ingratitud el hielo frío
secó las llagas de tus plantas puras!

¡Cuántas veces el ángel me decía:
«Alma, asómate ahora a la ventana,
verás con cuánto amor llamar porfía»!

¡Y cuántas, hermosura soberana,
«Mañana le abriremos», respondía,
para lo mismo responder mañana!