resurreccion-rubens
 
«¡Oh Luz gozosa
de la santa gloria del Padre celeste, inmortal,
santo y feliz Jesucristo!
Al llegar el ocaso del sol y, vista la luz vespertina,
ensalzamos al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo, Dios.
Es digno cantarte en todo momento con armonía,
Hijo de Dios, que nos das la vida:
por ello, el universo proclama tu gloria».
Anuncios